La sensación de debilidad general, es síntoma de posibles fallas del sistema inmunológico o caída de defensas. Lo que hace al cuerpo vulnerable a ataques de virus y bacterias que causan infecciones.

Desde tiempos remotos, los remedios caseros, han constituido la primera medicina a la mano y económica. Nuestros ancestros no conocían la ciencia médica y sin embargo, entre ellos siempre había al menos una persona que desarrollaba ciertos conocimientos en el cuidado de la salud.

Uno de estos remedios caseros, poco conocido por la sociedad actual, pero muy efectivo para el fortalecimiento del sistema inmunológico y además con propiedades anticancerígenas es la mezcla del vino tinto con ajo.

Propiedades del ajo para fortalecer el sistema inmunológico

El ajo, es un alimento con propiedades fungicidas, antisépticas y anticancerígenas. Tiene un potente componente llamado alucina que funciona como antibiótico de efecto bactericida, vermicida y depurativo. Tiene variadas capacidades ya clínicamente investigadas y probadas como lo es la regulación circulatoria, prevención de enfermedades cardiovasculares, equilibra la química sanguínea y favorece la producción de anticuerpos, mejora la salud de la piel y otro sinfín de cualidades.

Propiedades del vino tinto para fortalecer el sistema inmunológico

El vino tinto, por su parte es un astringente, con alto contenido de antioxidantes como flavonoides y resvetrarol y varios nutrientes que fortalecen al organismo, mejoran la función cognitiva, promueven la regeneración celular, se le han descubierto importantes propiedades  que combaten la caries y los problemas bucofaríngeos y como su más importante cualidad, la prevención del cáncer de pulmón.

El combinar estos dos elementos tan beneficiosos para la salud, desarrollan aún más sus virtudes medicinales, una preparación de vino tinto con ajo, tomada como depurativo por cortos periodos, puede incrementar los beneficios de ambos.

Preparación de la mezcla

Se prepara con ellos un elixir, consiste en agregarle a media botella de vino tinto, 12 dientes de ajo, cortados al menos en 4 partes, en un frasco de vidrio, se mezclara y se deja a la luz solar por 2 semanas, se debe agitar a diario y una vez cumplido ese tiempo de maceración y fermentación, proceso al cual ayudara la luz solar, el líquido resultante se cuela y se vierte en un frasco oscuro para no perder sus propiedades. Se toma a razón de 2 cucharadas diarias, por un periodo corto de al menos un mes, este proceso se recomienda repetirlo al menos 2 veces al año.